CRÓNICA DE LAS VII JORNADAS BARCINO COLONIA ROMAE

 

Una crónica de Sergio Alejo

Autor de Las Crónicas de Tito Valerio Nerva

Como viene siendo habitual en estos últimos meses, y aprovechando que participo de este tipo de eventos de recreación y reconstrucción histórica, hoy os traigo una nueva crónica de un festival de esta índole. Como no podía ser de otra manera, volvemos a vivir un pedazo de la historia de Roma. De nuevo de la mano del grupo del cual formo parte, Barcino Oriens. En estas páginas os voy a relatar cómo fueron las VII Jornadas de Barcino Colonia Romae, que tuvieron lugar el pasado fin de semana en la Creu Coberta, del barrio de Sants en Barcelona.

Para empezar hablaré un poco del tiempo. A diferencia de la última ocasión, allá en León, en la que los dioses no nos fueron demasiado propicios, en esta ocasión se pasaron un poco. Podría decirse que el dios Helios nos demostró cuan poderoso es, y nos hizo sudar la gota gorda. Sobre todo a los legionarios que participamos en los actos ambos días y que literalmente nos cocimos dentro de nuestras armaduras.

Dejando de lado el clima, el fin de semana estuvo cargado de actividades. Podría afirmar que el peso de las actuaciones lo llevamos Barcino Oriens, pese a que otras entidades participación de las jornadas. Como tampoco estuve muy atento a lo que hicieron, no entraré a valorarlo, ya que estuve, al igual que mis compañeros, centrado en que todo saliera según lo previsto

Ambos días se repitieron los mismos actos, para que todo el mundo que se acercó pudiese verlos con detalle. Los dos días comenzaron hacia las 11 de la mañana y finalizaron hacia las 20 horas de la tarde, por lo que podemos decir que fueron unas jornadas intensas.

Como ya he dicho antes, el plato fuerte lo puso Barcino Oriens, con sus legionarios, gladiadores, y personal civil como las ornatrices que volvieron a demostrar cuan profesionales son a la hora de hacer peinados. Todos los que se acercaron a las calles colindantes a Plaza España y carretera de Sants, pudieron ver con sus propios ojos la magnificencia de Roma y de sus todo poderosas legiones. Entre las actuaciones de estos valientes soldados, destacamos el desfile de rigor, manteniendo el orden y la disciplina característica de esta tropa del mundo antiguo. También se representaron escenas de la vida cotidiana de estos guerreros. Se explicó cuál era la panoplia que portaban, elemento a elemento, ante la atenta mirada de los que estaban en el público.

Posteriormente, nuestro agrimensor jefe, se encargó de relatar y exponer como se hacían las mediciones y las parcelaciones del territorio. Todo un espectáculo visual para los afortunados que pudieron estar presentes. Como colofón, se mostró en el campamento que estaba construido, como vivían esos soldados y que tareas desempeñaban diariamente.

Los gladiadores también tuvieron su momento de gloria, ya que se celebraron combates de demostración, para deleite del respetable. Los espectadores pudieron ver enfrentamientos entre varios tipos de gladiadores, desde el retiario, al oplomachus o el murmillo. Además también se vio un combate entre gladiatrices (mujeres), una cosa que a diferencia de lo que la gente pueda pensar, si que podía llegar a darse en la antigua Roma. Los héroes de la arena lo dieron todo, esta vez sobre el asfalto y los que estaban allí pueden dar buena fe de ello.

Además de los actos que ya he nombrado, nuestros amigos del programa de radio de La Biblioteca Perdida, nos ofrecieron un directo desde  la escuela Joan Pelegrí. Míkel Carramiñana y Bikendi Goiko-Uria, acompañados de un servidor, nos encargamos de emitir en directo la entrega 263 del programa. Tengo que decir que nos llevamos una grata sorpresa al ver la cantidad de seguidores del programa que nos acompañaron y nos acogieron de una manera muy cálida. La verdad es que con cada directo que hacemos, y tengo que decir que últimamente estamos en racha, nos encontramos más cómodos. Señal supongo de que estamos haciendo un buen trabajo.

Para este directo, contamos además con Pere Cardona, un experto en temas relacionados con las  la Segunda Guerra Mundial. Nos contó varias anécdotas y curiosidades que sucedieron en ese terrible enfrentamiento bélico. Estuvimos en el segundo bloque con Isabel Garcia Trocoli, autora de la novela Rubricatus, ambientada en el momento de la fundación de la ciudad de Barcino. Junto a ella, pudimos dar un repaso a la ciudad que nos acogió y viajamos a su pasado para conocerla un poco mejor. Para el tercer bloque, contamos con la presencia de Ricard Llop, director de Barcino Oriens, con quien tratamos un tema que a Bikendi y a mí nos fascina: las legiones. Pero esta vez buscamos darle un enfoque diferente, las legiones desde el punto de vista de la recreación y reconstrucción histórica. Tengo que decir que pasamos un muy buen rato a la vez que disfrutamos todos los presentes de la historia.

Como hecho destacable, debo deciros que Bikendi y yo hicimos el programa vestidos con loricas romanas, él con la hamata republicana y yo con la segmentata de época alto imperial. De ello no os preocupéis que os dejo fotografías para que me creáis. Míkel, como viene siendo habitual, prefirió vestir tan sólo la túnica, imagino que la armadura que había llevado por la mañana no le pareció demasiado cómoda.

Como colofón y elemento de calidad de estas jornadas, contamos con una serie de conferencias y presentaciones de novelas relacionadas con el mundo romano. En el caso de las novelas, Isabel García pudo presentar su Rubricatus, y yo tuve la ocasión de hacer lo propio con mi saga de libros de Las crónicas de Tito Valerio Nerva. Tal y como hice en el programa de radio, opté por llevar puesta mi armadura de placas y mi gladius. Quizás porque de esa manera me sentía más romano, y más seguro, aunque tengo que reconocer que tras varias horas de portarla sobre mis espaldas, comenzaba a pesar bastante. Ahora comprendo mejor lo que sentían esos legionarios que las llevaban durante horas.

Una vez expuesto todos esto, y a modo de conclusión, tan sólo puedo decir que las jornadas fueron un éxito. Pasaron por allí muchísimas personas y a pesar del calor infernal, pudieron ver un poco más de la historia de Roma. Los legionarios se puede decir que sudaron la armadura, y lo digo desde la propia experiencia.

Para todos los que no pudisteis asistir a esta edición, os invito a no perderos la del próximo año, porque creedme, se volverá a celebrar.

¡Por Roma y por el emperador Trajano!

(Visited 39 times, 1 visits today)

Leave a Comment