CRÓNICA LOS DESPOSORIOS DE JAIME I EL CONQUISTADOR Y LEONOR DE CASTILLA.

 

Una crónica de Sergio Alejo

Autor de Las Crónicas de Tito Valerio Nerva

El fin de semana del 12, 13 y 14 de mayo, tuvo lugar en la localidad de Ágreda (Soria) la cuarta edición del evento de recreación y reconstrucción histórico de los Desposorios de Jaime I el Conquistador y Leonor de Castilla.

Como miembro del equipo del programa de radio de La Biblioteca Perdida, fui invitado junto a mis compañeros por el ayuntamiento del municipio a asistir al acto, ya que nos ofrecieron la posibilidad de hacer un directo desde el Palacio de los Castejón, un edificio emblemático del lugar.

En la primera parte de nuestro programa, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Jesús Campos, concejal de turismo de Ágreda, el cual nos comentó que en esta edición del evento se habían reunido casi 150 recreadores de varios puntos de España. Ese es sin duda  un claro indicador de que la festividad goza de muy buena salud y de que cada año son más las personas que se acercan a verlo e incluso a participar de manera activa en los desposorios.

También hizo referencia al acto principal, que tuvo lugar la tarde del sábado 13 de mayo, hacia las 18:00 horas, cuando se celebró el desfile nupcial y posteriormente el acto propio del matrimonio entre el rey de Aragón, y una de las hijas del que fuera rey de Castilla, Alfonso VIII. Fue un acto que congregó a mucha gente, como si se tratase de una boda actual de personajes relevantes, y yo fui testigo directo, pues me vestí y participé como miembro de la corte real. Cuatro obispos se encargaron de oficiar una ceremonia en latín y en castellano, entre ellos el más importante de todos, el percusor de aquel enlace: Rodrigo Jiménez de Rada, arzobispo de Toledo. El acto estuvo acompañado en todo momento por la música del coro Lingua Franca, que le dio mucha más credibilidad y nos hizo viajar a los presentes hasta el mes de febrero del año 1221, cuando tuvo lugar enlace.

Una vez constituido el matrimonio, el público pudo asistir a un torneo medieval, en el cual se hicieron combates a pie y justas entre caballeros al más puro estilo de la época. Los que allí estuvieron, tuvieron la oportunidad de ver un magnífico espectáculo que hizo vibrar al respetable.

Esa misma noche, el grupo de música medieval La Ringlera, nos brindó un concierto en el mismo lugar en el que se celebró el desposorio.


El domingo día 14, a las 10:30 horas de la mañana, nos tocó a nosotros. Hicimos en directo el programa de La Biblioteca Perdida. Míkel Carramiñana y Bikendi Goiko-Uria, condujeron el programa bajo la atenta mirada de más de una treintena de asistentes, muchos de ellos seguidores habituales del mismo, que se desplazaron hasta Ágreda exclusivamente para poder estar con nosotros. De paso pudieron presenciar el resto de actos, y tengo que decir que tras poder conversar con ellos, me comentaron que les gustaron mucho.

Como ya he comentado antes, el programa se inició con la entrevista al concejal de turismo, para dar paso a un coloquio más extenso que versó entorno a la vida de uno de los protagonistas del evento, Jaime I el Conquistador. Para hablar de él, tuvimos la suerte de poder contar con Ángel Calvo Solana, presidente de uno de los grupos de reconstrucción que participaron en el evento: Hermanos de Armas de Calahorra y todo un experto en la materia. Además fue el encargado de dar de comer a todos los recreadores que participaron, pues era ni más ni menos que el jefe de cocina, podría decirse que el que más mandaba en todo el campamento.

Posteriormente, tras un merecido descanso, mis compañeros me hicieron una entrevista sobre mi tercera novela, La sombra de la conjura, que cierra la trilogía de Las crónicas de Tito Valerio Nerva, en la cual tratamos un poco el contenido de la saga, hablamos de futuros proyectos literarios que están ya en marcha, y pudimos asistir a algún que otro momento cómico, como una conversación que mantuve con uno de los personajes de mis obras, que nos acompañó en los micrófonos.

El programa concluyó con una entrevista a Debora Soriano, que trabaja en la oficina de turismo de la ciudad. Ella nos habló sobre uno de los grandes personajes de la villa, María de Jesús de Ágreda, una monja de clausura que vivió en el siglo XVII y que fue confesora del propio rey Felipe IV además de autora de una importante obra que la Inquisición mandó quemar por cuestiones de fe.

Como podéis ver, el fin de semana fue completo. Tuvimos un poco de todo. Pudimos asistir a la celebración de una boda real, a un torneo medieval que incluía una justa de caballeros. Además los que allí estuvimos, vimos desfilar a un cuantioso número de recreadores con la indumentaria de la época. Fuimos invitados de lujo en el campamento que se montó, y nos dieron de comer y de beber, cosa muy importante en la edad media. Como guinda del pastel, hicimos un programa en directo, ¿qué más se puede pedir?

De todo ello puedo dar fe, y para que quede testimonio que todo lo que relato es cierto, os dejo unas cuantas fotografías para que os hagáis una ligera idea de lo que nos tocó vivir. Desde aquí os invito a que el año que viene hagáis una escapada a Ágreda y veáis con vuestros propios ojos lo que yo os relato en este artículo.

Un saludo a tod@s y hasta la próxima crónica recreacionista.

(Visited 54 times, 1 visits today)

Leave a Comment