“GUERREROS” DIEGO GALLARDO

 

“GUERREROS” DIEGO GALLARDO

diego gallardo

  • Nombre del recreador: Diego Gallardo.
  • Asociación o grupo al que pertenece: Pertenezco a la asociación Baucan, que no es en sí un grupo de recreación, sino una asociación basada en el estudio y manejo de las armas templarias y, por tanto, hay ciertas e inevitables similitudes en algunos aspectos, como el rigor histórico a la hora de elegir vestimenta, equipación, adecuación del campamento, etc.
  • Página web o FaceBook de la asociación o grupo al que pertenece: www.baucan.org
  • Tipo de guerrero que recrea en esta fotografía: Al ser éste un evento al que acudo al margen de la asociación Baucan, mi compañero que aparece conmigo en la foto y yo nos integramos dentro del grupo Caballeros Catinos, de Sigüenza, que representan a unos caballeros que, en el contexto de la fiesta que allí se desarrolla, están en la tesitura de elegir si sirven al rey Don Pedro o a la reina Doña Blanca.
  • Batalla que representa en la recreación de esta instantánea: Parte de los caballeros deciden luchar por el Rey y otros, en cambio, por la Reina, así que la cuestión se dirime en singular combate: un partidario del Rey y otro de la Reina lucharán y, dependiendo de a qué bando pertenezca el vencedor, así harán el resto de compañeros.
  • Recreación a la que pertenece la fotografía: La fotografía se tomó en las Jornadas Medievales de Sigüenza, en julio de 2013.
  • Autor de la fotografía: Ayuntamiento de Sigüenza.

 

Jornadas Medievales Siguenza 2013 autor ayuntamiento de siguenza

 

Entrevista

1. Durante la recreación de esta batalla que sentimiento le produjo estar en una situación relativamente parecida a la que pudo encontrase un guerrero de esta época.

Bueno, ese es, digamos, uno de los objetivos (si no “el objetivo”) que tenemos en Baucan: sentir, espada en mano, lo que pudo sentir un templario que siglos atrás empuñara una espada. Desde luego, es toda una experiencia: la descarga de adrenalina por la intensidad del combate, sentir el acero en cada acometida, esa sensación de tener que “defender tu vida”… Todo ello, por supuesto, teniendo en cuenta que mi adversario es, en la vida real, mi amigo, así que hay que practicar lo que en Baucan denominamos el “fraternal combate”: estás luchando, eso es evidente… Pero aunque los ataques tengan que ir bien dirigidos al cuerpo de tu oponente, es tu amigo, y no quieres hacerle daño… Lo cual añade aún más carga a todo lo anterior… Es una forma de sentir la espada, de vivir la Historia y, por supuesto, de rendir un homenaje a aquéllos que, en el pasado, forjaron lo que somos hoy.

2. Nos podría describir la panoplia que porta en la recreación de esta fotografía (Casco, armadura, armamento, vestimenta etc…)

En el caso de esta fotografía, el día era un poco caluroso, así que opté por ir ligero. Llevaba una camisola de lino y unas calzas, también de lino, con botas de media caña de las que en la época llamaban “estivales”, una túnica de lino y una sobreveste, con unos guantes de cuero como única defensa ante posibles golpes… Mi compañero, en cambio, sí decidió usar un almófar de cota de mallas para protegerse la cabeza. En Baucan, no obstante, siempre usamos, además de todo lo dicho, almófar en la cabeza y otros elementos como gambesones, lórigas, guantes de cota de mallas, yelmos y cascos normandos, etc. También me gustaría mencionar que todas las armas que usamos están forjadas totalmente a mano por nuestro armero, y también las cotas de malla y demás vestimentas son de fabricación propia.
3. En esta recreación que observamos en la fotografía a que enemigo se enfrentaba y cuáles fueron las causas.

Como ya mencioné anteriormente, y dentro del contexto del evento, yo representaba a uno de los partidarios del Rey Don Pedro, mientras que mi oponente era partidario de la Reina Doña Blanca, así que del resultado de nuestro combate se dirimiría la cuestión de por quién han de luchar los Caballeros Catinos en su conjunto. Lo más curioso es que al final el combate acabó en tablas, así que se decidió luchar “por quien nos pague mejor”.

4. Tal vez sea algo que pueda ser obviado por el público, pero tras este tipo de recreaciones existe un enorme esfuerzo tanto de organización como de despliegue de material y personas recreadoras.

No podría contar bajo su experiencia vivada en esta recreación como se desarrolló este momento de preparativos previos a la recreación.

Bueno, lo cierto es que a nosotros, en Sigüenza, “nos lo dan todo hecho”, pero me consta que tanto los Caballeros Catinos como Jaime y otras personas de la organización pasan prácticamente un año entero, desde una edición a la siguiente, preparándolo todo para que el evento mejore cada año. Por no hablar del trabajo que tenemos nosotros a nuestras espaldas de horas de práctica con las armas, de fabricación de cota de mallas, atuendos, etc. Desde luego es, como bien apuntáis, un trabajo que el público no ve, pero sin el cual, evidentemente, el público no podría ver absolutamente nada. Estas cosas siempre son como un iceberg: sólo se ve la superficie, pero el noventa por ciento de la tarea hay que realizarla “en la sombra” y desde luego, sin ella, no se sustentaría el resto.

5. Formar de lucha, muestra sobre la uniformidad y armamento, mezcla de culturas en una determinada época, son muchos los factores que se intentan mostrar al público en este tipo de eventos recreacionistas, pero como cree que recibe el público todo esta información que se intenta trasmitir.

Hay que tener en cuenta que a estos eventos va todo tipo de público, desde el que simplemente quiere darse un paseo por el mercado hasta gente del mundillo que lo vive intensamente… Desde luego lo que sí creo es que es una forma de acercar la Historia a la gente mucho más dinámica que un documental, o un libro… Y que, evidentemente, gracias a este tipo de eventos hay quien “se engancha” y decide ver documentales y leer libros al respecto. No deja de ser una representación, por supuesto. Pero cuando uno está, de algún modo, reviviendo la Historia y lo aborda desde el respeto y con pasión, el público lo nota. Y creo que la mejor prueba de ello es que, a pesar de todo, sigue habiendo eventos de este tipo y cada vez más grupos de recreación, más información disponible y, por supuesto, más personas que deciden subirse al barco del amor por la Historia. Y eso… No tiene precio.

(Visited 16 times, 1 visits today)

Leave a Comment