RELATOS DE UNA GUERRA “¡HAN ENTRADO EN PARÍS!”

 

¡HAN ENTRADO EN PARÍS! POR: YOEL LEY SOLÁ

Dos amigos comentan en un café berlinés los recientes logros militares de la Alemania.

-¡Ah! ¿Así que a París?- exclamó Herr Grass con entusiasmo.

-Sí, Greta siempre ha querido conocer París, y qué mejor momento que ahora- respondió Herr Stromberg acercándose la jarra de cerveza a los labios.

-¡Sí, habéis escogido el momento idóneo para visitarla!- dijo Herr Grass tomando con alegría el periódico que había sobre la mesa.

“Deutschland über alles! La Wertchmach marcha triunfante por los Campos Elíseos” titulaba el Völkischer Beobachter.

-Me muero de ganas de ver otro desfile como ese- comentó Herr Stromberg.

-¡Por el Führer!- exclamó su amigo -Va usted en un viaje de novios, amigo mío. Lleve a Greta a un cabaret.

-No; no, nosotros sólo asistimos a espectáculos genuinamente alemanes.

-¿Y qué tipo de música crees que pondrán ahora en todas las salas de fiestas de Francia?

Los dos hombres rieron a carcajadas la ocurrencia y sus risas se unieron al bullicio de la cafetería. Había por lo menos un periódico en cada mesa y todos leían complacidos las noticias que llegaban desde el otro lado del Rhin.

-¡Camarero! ¡Otra jarra de la mejor cerveza bávara para mi amigo!

-¡Ahora mismo, señor!

-A ésta te invito yo.- dijo Herr Grass guiñando un ojo.

-¡Qué generosidad por tu parte!

-¡Hoy es un día para celebrar! ¡Por Alemania!- gritó Herr Grass poniéndose de pie alzando su jarra.

-¡Por Alemania!- rugió la cafetería al completo.

-¡Por el Führer!- animó otra vez Herr Grass.

-¡Por el Führer!- repitió Herr Stromberg seguido por toda la cafetería.

-¡Y por mi amigo que se acaba de casar! ¡Que su matrimonio sea la mayor de sus victorias, y que la vida de casado no se le convierta en una batalla!

La broma puso la guinda al inmejorable ambiente que reinaba en la cafetería y todos rieron y agitaron sus jarras de cerveza antes de volver a sus conversaciones.

-Ya te la devolveré cuando te cases- le dijo Herr Stromberg a su amigo con una mirada pícara.

-Pues puede que no sea muy tarde – rió Herr Grass – Sólo que en mi luna de miel pienso irme a Moscú.

-No creo que a Heike le guste pasar su viaje de bodas rodeada de bolcheviques- apuntó Herr Stromberg.

-¡Para entonces ya no quedará ni un bolchevique, amigo mío!

-¿Sabes qué? Tienes razón, Sieg Heil entonces.

-Sieg Heil!- dijeron ambos alzando sus jarras.

 

Grupo Portal Historia en colaboración con http://retratossgm.blogspot.com.es/.
(Visited 1 times, 1 visits today)

Leave a Comment