ELENA SAIZ COMO LEONOR DE PLANTAGENET

 

“PERSONAJES HISTÓRICOS” ELENA SAIZ COMO LEONOR DE PLANTAGENET


Leanor de plantagene 2

  • Nombre: Elena Saiz.
  • Edad: 27 años.
  • Personaje al que recrea: Leonor de Plantagenet.
  • Tiempo recreando su personaje: 3 Años.

 

 

Entrevista

1. Para tener un conocimiento de su personaje, nos podría hacer una breve sinopsis del él.

Leonor de Plantagenet fue la esposa de Alfonso VIII, por tanto reina de Castilla en un largo reinado de 44 años.

Nació en Normandía, en el castillo de Domfront, en 1160, infanta inglesa hija del rey Enrique II y de la ilustrada promotora de las artes Leonor de Aquitania. Destacados fueron sus hermanos Juan “Sin Tierra” y Ricardo “Corazón de León”.

Leonor de Aquitania fue la principal promotora del enlace entre su jovencísima hija de 10 años y el también joven Alfonso de 15, coronado rey de Castilla un año antes.

Los desposorios tuvieron lugar en septiembre de 1170, en la ciudad de Tarazona, que celebró con grandes fastos tan magno acontecimiento. Alfonso concedió una riquísima dote nunca antes conocida en Castilla; en correspondencia a tan magníficas arras los reyes ingleses ofrecieron a su hija el condado de Gascuña.

La falsa leyenda de los amoríos del rey Alfonso con la judía toledana Raquel no tiene cabida en la historia, el amor y fidelidad que ambos se profesaban y que nunca han sido desmentidos se tradujeron en un matrimonio felicísimo durante los 44 años que duró este. Fruto de su amor fueron los 10 hijos constatados y otros inciertos de los que existen restos óseos en las tumbas reales.
Impulsó la creación de la primera universidad en Europa, la Studium Generale de Palencia y el vanguardista Monasterio Real de las Huelgas de Burgos de monjas cistercienses, casa madre de todas las abadías femeninas de Castilla y de León.

Tras la conquista de Cuenca Leonor ordenó levantar sobre la mezquita, con la ayuda de sus arquitectos normandos, la primera catedral gótico-normanda de España trayendo los obispados de Valeria y Ercávica. También construyó en los arrabales el Hospital encomendado a la Orden de Santiago para la redención de cautivos y atención a los enfermos.
Tanto gustaron los reyes de Cuenca que allí establecieron su morada, “Alfonsípolis”, haciéndola capital regia de Castilla y allí tuvieron a su hijo Fernando.

Alfonso VIII murió el 6 de octubre de 1214. Leonor no soportó el dolor, perder a su marido, lo que más quería y estar enferma de cuartanas, le supuso la muerte a los 25 días, en la medianoche del 31 de octubre. Este año se cumple el 8º centenario.
Ambos yacen en la nave mayor de la iglesia del Monasterio de Santa María la Real de las Huelgas, en dos sarcófagos unidos, policromados decorados con los castillos de Castilla y con los tres leopardos pasantes y coronados de los Plantagenet.

2. Que factores le inspiró a la hora recrear esta figura histórica.

Mi grupo CONCA tiene su domicilio social en la capital de Cuenca siendo uno de los principales motivos de su fundación potenciar, realzar e impulsar la fiesta más importante de la ciudad que es su conquista. Los grandes protagonistas de este gran acontecimiento histórico fueron los reyes de Castilla Alfonso VIII y su mujer Leonor de Plantagenet. Necesitábamos imperiosamente recrear estos personajes. La dirección del grupo buscó entre los miembros quienes podían dar buen perfil (la reina tenía 17 años) y me propusieron recrearla. De inmediato y con gran alegría acepté, a pesar de la gran responsabilidad que conlleva encarnar en mi ciudad a tan importantísimo personaje.

3. Con qué tipo de archivos se documentan para la investigación de su personaje.

Afortunadamente estamos en un tiempo en el que la información está disponible para todo aquel que quiera molestarse un poco en conseguirla. Los medios tecnológicos ponen al alcance de la mano las fuentes de museos, fundaciones y bibliotecas digitalizadas; existen foros especializados en los que se resuelven dudas de todo tipo y el intercambio de información es abundante y fluido.
Está el excelente estudio de Fidel Fita “Elogio de la reina de Castilla y esposa de Alfonso VIII, Dña. Leonor de Inglaterra”, el interesante “Leonor Plantagenet y la consolidación castellana en el reinado de Alfonso VIII”, de José Manuel Cerda y el imprescindible “El reino de Castilla en la época de Alfonso VIII”, de Julio González González, donde se recogen varios diplomas, la Carta de Arras de su compromiso matrimonial, su signo y también su sello.

De modo gráfico y genérico por el tiempo y lugar que le tocó vivir no podemos pasar por alto el Tapiz de Bayeux, las Cantigas de Santa María o el Libro de los Juegos de Alfonso X, la “capilla sixtina del románico” de la Colegiata de San Isidoro, la techumbre de la Catedral de Teruel o la magnífica Biblia de Maciejowski.

Dispongo de un libro ya raro con abundante información “Las Cántigas, estudio arqueológico de sus miniaturas”, de José Guerrero Lovillo, donde se tratan a las reinas castellanas. También cuento con un ejemplar a todo color de “La España del siglo XIII leída en imágenes” de Menéndez Pidal con abundantes ilustraciones cortesanas.

Las esculturas de la tumba de su madre Leonor de Aquitania también nos revela importante información.

Más específicamente tenemos la gran suerte de contar con restos arqueológicos de la propia Leonor y su familia en el lugar donde están enterradas, el Museo de Ricas Telas del Monasterio de las Huelgas donde podemos admirar las prendas, complementos o calzados que ellos mismos vistieron o incluso que llegó a tejer con sus propias manos.

La llegada de Leonor al viejo reino medieval castellano, criada y educada en un ambiente progresista y artístico donde eran frecuentes las cortes de amor en las que damas nobles celebraban asamblea junto a Leonor de Aquitania en la que debatían los problemas del amor, analizaban la conducta entre hombres y mujeres y resaltaban la feminidad como factor de inspiración en el hombre, supuso un soplo de aire fresco hacia la apertura cultural occidental. Los trovadores y juglares se instalaron en la corte castellana marcando una nueva moda y hasta los vetustos vestidos se apuntaron a la corriente gótica combinada con los aires andalusíes que incluyen bordados y brocados y la generalización de las camisas margomadas.

4. En qué etapa de personalización se encuentra su personaje en estos momentos.

Todos sabemos que la recreación es una continua mejora, siempre hay algo que añadir o perfeccionar y en ello estoy aunque, actualmente, creo que ofrezco una imagen bastante aproximada de este gran personaje.

5. En qué tipo acontecimientos y lugares recrea a su personaje.

La reina Leonor solo aparece y aparecerá en los momentos, actos o eventos que reclamen necesariamente su presencia. Puntualmente estuvo el año pasado, y volverá a estarlo este, en la celebración de la conquista de Alcaraz; apareció acompañando a su esposo el rey Alfonso VIII en la conmemoración del 8º Centenario de la Batalla de Las Navas de Tolosa; estuvo en Portillo al recrearse una escena relacionada con Las Navas y seguirá apareciendo, durante la celebración de la conquista de Cuenca, en el balcón del Ayuntamiento con las autoridades durante el pregón de fiestas, en el desfile junto al Pendón Real de Castilla y estará en un sitio de honor durante la misa catedralicia que concelebrará el señor obispo.

6. Piensa que la recreación histórica podría ser una plataforma para realzar la vida y pasajes de personajes históricos.

Sin lugar a dudas. Se requiere un elevado grado de compromiso personal para recrear concienzudamente detalles y comportamientos tan singulares, pero si se hace con acierto el impacto pedagógico en el público es más que evidente.

7. Qué nuevos elementos le ha aportado usted a su personaje dentro del ámbito de la recreación histórica.

No imagino a la reina sola, esté donde esté, deambulando por el campamento, vagando en solitario por palacio o perdida en cualquier acto protocolario; toda CONCA tiene muy claro que la reina tendrá su corte, se encuentre donde se encuentre, si no podemos llegar a los más de 100 componentes que históricamente tenía su casa recrearemos los más significativos; el grupo se esforzará por ir aumentándolos cada vez más para aproximarse a ese número ideal.

8. Qué sensaciones cree que trasmite al público cuando encarna el papel de esta figura histórica.

Pretendo darle al personaje solemnidad, gravedad, autoridad. No concibo una reina “colegueando” con todo el mundo.

Quiero que la gente, cuando me vea, se sienta orgullosa de su propia historia induciéndoles a imaginar que están viendo a la reina que tuvieron los abuelos de sus abuelos, sus antepasados.
Las descripciones intangibles de la reina Leonor son muy sugerentes y motivadoras pues, por ejemplo, la coetánea Crónica Latina de los Reyes de Castilla dice que: “era de elevadas costumbres, recatada y de gran prudencia.” La Crónica General afirma que “poseía exquisita educación, era sosegada y muy hermosa, gran limosnera, muy amable con su marido y que sabía honrar en su trato a todas las gentes de su reino, a cada una según su estado”, y la Crónica de Veinte Reyes dice textualmente: “La dueña salió muy sesuda e mucho entendida e muy buena e muy loçana”.

Su estudioso y académico Fidel Fita dice que tenía “espléndida hermosura de alma y cuerpo, su talento y gracia incomparables” y “La dulzura y serenidad de sus ojos claros, la majestad de su rostro hermosísimo, la prudencia y modestia de sus palabras, la liberalidad de sus manos, lo delicado, tierno y piadoso de su corazón, más de madre que de reina, fueron manantial perenne de alivio al menesteroso, de salud al enfermo, de consuelo al triste, de libertad al cautivo, de moderación a los grandes, de prosperidad a los pueblos, de paz a los discordes y beligerantes, de amparo y obediencia a la religión, y de sabio consejo en la suprema esfera de los políticos del Estado”.

El historiador René Jesús Payo afirma que “sí que tuvo tiempo de ser instruida en los secretos de la política y de la diplomacia, a la vez que se despertaba en ella el gusto por el mundo trovadoresco y por las refinadas formas literarias y artísticas”.

Con tales descripciones no es de extrañar que me esfuerce ante el público y compañeros para tratar de aproximarme a algunas de sus altas cualidades.

9. Como cree que evoluciona la recreación histórica en cuanto a reencarnar personajes históricos en los eventos recreacionistas y representaciones culturales.

Progresa positivamente junto, y al ritmo, de la recreación en España. Hace unos años no era fácil ver representados personajes concretos en los grupos de recreación, hoy podemos ver con alegría en otras asociaciones al Señor de Foces, el rey Jaime, al marqués de Villena, al noble Fernando García de Villamayor o al arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada, por poner unos ejemplos, que transmiten con acierto el pasado de estas grandes figuras.

10. Alguna anécdota curiosa que le haya pasado con su personaje en una recreación.

Hay muchos sucesos inesperados, graciosos, originales o curiosos que no se olvidan. Recuerdo en el evento de Portillo, invitados por nuestros amigos Caballeros del Duero, que montamos la corte de la reina con guardias, nobles, sirvientes, damas, infantes, arzobispo… en el patio de armas del magnífico castillo, listos y preparados para la inauguración oficial que personalidades del ayuntamiento de Portillo, la Diputación Provincial y de la comunidad de Castilla y León iban a realizar. Cuando entraron al castillo y se encontraron con la corte de la reina que presidía el lugar sentada en su trono no sabían cómo saludar, dirigirse o tratar a tan regia figura. Se originaron unos momentos de indecisión muy graciosos.

(Visited 51 times, 1 visits today)

Leave a Comment